Consideraciones en el planeamiento de cubiertas verdes

En el diseño de una cubierta verde se han de contemplar necesariamente una serie de factores, según el Centro Nacional de Excelencia para las Cubiertas Verdes de Reino Unido, del departamento de paisajismo de la Universidad de Sheffield. Centro que se ocupa del desarrollo e investigación de las cubiertas verdes y que elaboró una guía de diseño en la que se determinan estas consideraciones como relevantes a la hora de realizar un proyecto de cubiertas vegetadas.

La accesibilidad del tejado

Como ocurre en todas las azoteas, es necesario un mantenimiento, aunque sea una simple limpieza de la superficie, y por lo tanto debe considerarse cuál y cómo será el acceso a las mismas. Así que por ende, todos los techos verdes requieren de un cierto grado de mantenimiento.

Un mantenimiento por mínimo que sea, no equivale a no realizar ningún tipo de acción de conservación. Cierto es que las cubiertas verdes extensivas demandan menos mantenimiento que las intensivas, pero todavía tienen un requerimiento anual para despejar las canaletas y la vegetación no deseada. Por lo tanto, es importante incluir en el diseño un fácil acceso cualquiera que sea el tipo de cubiertas.

Por motivos de seguridad lo idóneo sería la imposibilidad de caer desde ninguna parte del tejado, pero si esto no es posible, deben establecerse protocolos de protección y seguridad que impidan la caída de los operarios. Debe seguirse la normativa existente en referencia a seguridad y salud en la construcción y el mantenimiento de las azoteas.

Se recomienda siempre que haya protección del borde, sistemas de anclaje y medios de contención personal para que las inspecciones y labores de mantenimiento sean lo más seguras posibles.

accesos

El riesgo de incendio

Los primeros techos verdes de la actualidad se instalaron como medidas de prevención de incendios.

Aunque la vegetación seca sobre los techos verdes tiene potencial como foco de incendio (lo que podría parecer peligroso) las experiencias en Alemania han demostrado que este riesgo es mínimo. Pruebas realizadas en dicho país (DIN 4102-7) han demostrado que en las cubiertas extensivas hay poca probabilidad de inicio de incendio por chispas, siempre que la base del sustrato tenga un mínimo de 30mm y no contenga más del 20% de volumen de contenido orgánico. Si bien no hay medidas obligatorias para el control del fuego en las cubiertas verdes actualmente, es recomendable poner en marcha medidas como las siguientes:

  • Dejar espacios intencionadamente sin vegetación, por ejemplo con guijarros (de 20 mm a 40 mm de anchura) o de pavimento (500 mm de ancho)
  • Poner soportes de piedra u hormigón con una anchura de mínima de 1 m o muros cortafuegos con un alto de 300 mm
  • Se debe evitar la presencia de especies invasoras (se consigue con el mantenimiento rutinario).

Conocimiento del mercado y de las garantías de los productos

Antes de comenzar con el diseño es recomendable conocer la empresas existentes en el mercado y los productos que ofrecen, ya que en muchos casos ayudarán o colaborarán en el diseño (en algunos casos incluso puede que se ofrezcan a realizarlo ellas mismas). Previamente a la selección de la empresa o empresas que se va a ocupar de la construcción, mano de obra y abastecimiento de materiales hay que conocer las garantías que nos dan, en algunos casos, es de hasta 20 años, pero además hay que ver también si ofrecen algún tipo de mantenimiento posterior, si se ocuparán de cambiar materiales defectuosos, o en definitiva si garantizan que podrán solventar cualquier problema directamente relacionado con el producto que pueda tener lugar en los años posteriores a la instalación de la cubierta.

Es normal que de la vegetación se pueda esperar encontrar una garantía total, puesto que al ser un organismo vivo nunca se sabe si va a funcionar bien o no, pero se puede exigir que durante el primer par de años, la empresa que suministró las plantas, reemplace aquellas que no han conseguido arraigar o que asegure que se va a mantener siempre un porcentaje específico de cobertura vegetal. Es importante que nos certifiquen la puesta en marcha un régimen de mantenimiento para el establecimiento de la vegetación.

Por tanto, ya en la fase de proyecto, hay que buscar productos que cuenten con garantías e incluyan directamente un servicio de asesoramiento en el proceso de diseño en el que orienten sobre las posibles opciones, la carga, el drenaje y el rendimiento en el aislamiento térmico. No siempre se va a poder contar con todo el servicio integrado (aunque sea lo más recomendado) pero por lo menos se han de poder hacer las consultas necesarias a los proveedores para realizar un diseño más acertado.

Estructura y limitación espacial de la cubierta verde

Limitaciones espaciales

En muchos casos, sobre todo en edificios comerciales o de oficinas, en los tejados hay varios elementos que limitan el espacio que se puede establecer como cubierta verde: tanques de agua, sistemas de climatización y otros equipos necesarios para el funcionamiento del edificio. Así que a la hora de realizar el diseño hay que tener en cuenta estos elementos y su localización junto con la accesibilidad necesaria para llegar a ellos, algo que limita un poco más la disponibilidad del espacio para la plantación. Aunque esa accesibilidad no siempre es un problema, ayuda a la entrada de los operarios que tendrán que hacer el mantenimiento de la vegetación de las cubiertas.

A pesar de las restricciones espaciales que pueden aparecer una vez vistos todos los elementos presentes en algunas azoteas, siempre será positivo instalar cualquier techo verde, no importa lo pequeño que sea, ya que indudablemente será algo beneficioso. Como ejemplo de un green-roof de tamaño mínimo, se puede instalar hasta en una parada de bus.

cubierta-verde-parada-bus

Puntos de salida del agua

Para evitar problemas por una posible obstrucción, al menos debe haber dos salidas diferentes de agua. Estos puntos de desagüe han de estar protegidos de la vegetación por una barrera de piedras o grava para prevenir la intrusión de las plantas en los bajantes.

salida-agua-protección-cubierta-verde

Las cubiertas verdes reducen el total de la escorrentía que se genera en la azotea y el caudal pico. La reducción en el caudal pico depende de la intensidad del evento pluviométrico y del nivel de saturación del sustrato justo antes de que comience a llover. Cuando el sustrato está saturado, el tiempo de concentración se acerca al de un tejado convencional, pero el caudal pico sigue siendo menor. La estimación de los valores de caudal y de la escorrentía ha de realizarse previo al diseño para dimensionar los bajantes y el número de salidas necesarias.

salida-agua-cubierta-verde

Pendiente del tejado

Las cubiertas verdes pueden instalarse con cualquier pendiente en la azotea. Si ésta supera los 45 grados, habrán de utilizarse las tecnologías que se emplean en los muros vivos o jardines verticales. Conforme se incrementa la pendiente de la superficie, más se complica el diseño y la instalación, además el coste también se incrementa, así como las limitaciones en los accesos. Techos planos (que tienen normalmente 3º de pendiente) hasta techos con 10º, pueden convertirse fácilmente en techos verdes con cualquier elemento comercial estándar, para pendientes mayores ya hay que buscar otros elementos, como anclajes.

pendientes-altas-cubierta-verde

Capacidad estructural

La carga estructural sobre el tejado dependerá del tipo de cubierta verde elegida. Y el asesoramiento profesional sobre la carga que puede aguantar un tejado es SIEMPRE necesario. Las cubiertas extensivas, en especial las que son ligeras o super-ligeras, apenas aportan un sobrepeso importante que pueda afectar al edificio. Pero las cubiertas intensivas y los jardines en las azoteas pesan mucho, ya que aparte de la carga vegetal y el sustrato requieren de elementos de acero o de hormigón. Se ha de calcular la carga adicional que supone para el edificio la instalación de la nueva cubierta verde tanto cuando el sustrato no está saturado como cuando sí lo está, pues se produce una importante variación.

 

Factores de diseño

Biodiversidad

Los diseñadores necesitan conocer completamente cuáles son los objetivos específicos en cuanto a la biodiversidad del proyecto con el fin de asegurar que el tejado tenga el hábitat apropiado o las características necesarias para posibilitar el desarrollo de tal biodiversidad. Con el objetivo de atraer determinadas especies, deben consultarse ecólogos y especialistas en la biología de la región, en los requerimientos de las especies y en cubiertas verdes. Clientes y otras personas interesadas han de poder estar al tanto de que las medidas específicas diseñadas para favorecer la biodiversidad podrían afectar a la apariencia del tejado, o podría cambiar la actuación o desempeño del mismo en relación a la atenuación de la escorrentía o de limitación del efecto de isla de calor (enfriamiento atmosférico).

cubiertas-verdes-biodiversidad4

En consideración a la conservación de la biodiversidad es aconsejable determinar la distribución de hábitats locales en los alrededores, y cualquier pretensión de crear redes de espacios verdes o infraestructuras verdes. Si un diseño lo permite, una serie de diferentes mini-hábitats pueden ser desplegados para hacer el tejado más atractivo a una amplia variedad de plantas e insectos. Aun así, se recomienda que un ecólogo o biólogo sea consultado acerca de las dimensiones mínimas que debe tener cualquier hábitat que se desea implantar. Los principales atributos para atraer invertebrados a este tipo de cubiertas son: variaciones de la profundidad del sustrato, algunas zonas sin vegetación, rocas, troncos y madera en descomposición.

Lleva un tiempo crear en una cubierta verde el hábitat apropiado. No se puede asumir que un tejado verde será inmediatamente exitoso en la conservación de las especies clave. Ha de saberse que no todos los hábitats que hay a nivel del suelo pueden replicarse en una cubierta verde. Muchas especies vegetales requieren grandes profundidades de suelo, y muchos tipos de suelo no se pueden instalar sobre un tejado.

cubiertas-verdes-biodiversidad

Riego

Las cubiertas extensivas y las biodiversas no requieren de riegos frecuentes, aunque normalmente necesitan aportes de agua durante la fase de establecimiento (las primeras 4 a 6 semanas tras la instalación). Las cubiertas semi-intensivas no deben necesitar ser regadas a menos que se dé un periodo prolongado sin lluvia.

Por el contrario, las cubiertas intensivas han de ser regadas de manera frecuente. Los sustratos profundos son menos vulnerables a resecarse ya que pueden almacenar una mayor cantidad de agua, pero si las plantas tienen altos requerimientos hídricos no debe dejarse pasar mucho tiempo sin regar.

Para reducir la necesidad de riego durante el periodo de establecimiento, la cubierta verde debe ser instalada en primavera o en otoño.

Ya que algunas cubiertas van a necesitar de un riego frecuente es interesante que en el diseño se incluya también algún sistema de recogida de lluvia que permita almacenar el excedente del agua de precipitación para su posterior uso.

riego-cubierta-verde

Recolección del agua de lluvia

La cantidad de agua de escorrentía resultante en una cubierta verde es una cantidad muy pequeña comparada con la que se produce en un tejado convencional. De cualquier forma esta agua puede recogerse para reutilizarse luego en múltiples aplicaciones. Pero hay que tener en cuenta, que si se utilizan fertilizantes en el mantenimiento de las cubiertas verdes, el agua excedente no debe ser almacenada ni reutilizada después (las aguas con altas cantidades de nutrientes provocan problemas de eutrofización).

almacenamiento-agua-cubierta-verde

Presencia de paneles solares

La presencia de paneles solares puede ser combinada perfectamente con las cubiertas verdes. De hecho, se ha demostrado el efecto positivo de la vegetación en tejados con paneles fotovoltaicos, ya que disipan parte del calor acumulado en el tejado, permitiendo que estos paneles trabajen de forma más eficiente. Una cosa a tener en cuenta en el diseño, a la hora de seleccionar la vegetación, es que el área que permanece bajo los paneles, estará casi siempre (si no siempre) a la sombra y que tampoco recibirá el agua de lluvia por lo que ahí habrá un microclima diferente.

panel-solar-cubierta-verde

 

6 thoughts on “Consideraciones en el planeamiento de cubiertas verdes

  1. Ana,

    este post me ha recordado la de veces que en proyectos de depósitos “definí” cubiertas verdes… y entrecomillo definí porque la definición se basaba en una sección tipo que repetíamos mil y una veces de proyecto en proyecto, así como los detalles y las partidas de presupuesto (por no decir de las cuatro líneas de memoria que hacían referencia a ella…)

    Con este post he visto la de cosas y posibilidades desperdiciadas en la definición de soluciones, que unas veces por desconocimiento y otras por tener que “tirar millas” con el proyecto pasamos por alto…

    Un saludo.

  2. Hola, vivo en una casa antigua y me gustaria saber si es posible instalarle una cobertura vegetal.
    Conoces algun especialista en esto en la zona de Barcelona provincia??

    Gracias!

        1. No sé cuál es el peso que podrá aguantar su techo, lo mejor será que se ponga en contacto con un instalador de su zona y que le diga cuál es la mejor opción en su caso.
          Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *