Depósitos de lluvia

Son depósitos o barriles que se emplean para recoger y almacenar el agua de lluvia que cae sobre el tejado de una casa. El agua que cae sobre la cubierta va a parar a unas canaletas que la conducen hacia un bajante que desemboca en el depósito. Ahí se conserva para ser usada con posterioridad, como sería agua de riego, para cisternas de baño, agua para lavar e incluso agua para consumo directo si dispone de un sistema especial de tratamiento. Con este aprovechamiento se atenúa el gasto de agua de la red de abastecimiento suponiendo una mejora ambiental.

En zonas donde la lluvia es frecuente, los de pósitos de lluvia sirven, además, para retener el pico del hidrograma, disminuyendo la presión sobre la red municipal de saneamiento durante los picos de escorrentía y mitigando así el riesgo de inundación. Y en zonas donde el clima es más árido, sirven para almacenar el agua durante la época de lluvias para luego usarla en la época seca.

depositos-domesticos

Usos típicos:

Recogida de agua de las cubiertas de los edificios para su posterior uso.

 Ventajas/beneficios:

  • Los depósitos de lluvia pueden suponer una nueva fuente del agua como recurso (para limpieza, riego…), reduciendo su demanda de la red de abastecimiento.
  • Reduce el pico del hidrograma en la red de saneamiento al retener parte del agua de lluvia.
  • Si el agua recogida no es para consumo directo, no necesita un tratamiento, por lo que la instalación del sistema es barata.

 Desventajas y limitaciones:

  • Si hay que instalar un sistema de tratamiento, se encarece bastante.
  • A veces se requiere de un sistema de bombeo.
  • Estéticamente no suelen ser atractivos.

Requisitos de mantenimiento:

  • Hay que inspeccionarlos y limpiarlos periódicamente.

Rendimiento

  • Reducción del caudal punta: ALTO (depende del diseño)
  • Reducción de volumen: ALTO (depende del diseño)
  • Tratamiento de calidad de agua: ESCASO
  • Potencial beneficio social/urbana: ESCASO
  • Potencial ecológico: ESCASO

deposito-grande

Autora: Ana Abellán

 

2 thoughts on “Depósitos de lluvia

  1. Los propios depósitos son carisimos en relación a los litros que nos pueden ahorrar y lo que valen dichos litros. Aunque la gente o empresas tienen iniciativa de recoger agua de lluvia, entre lo cara q es la instalación y el tratamiento y si añadimos los controles para reutilizarla en determinados usos, ….se nos cae la ilusión a los pies. Se debería hacer más I+D en nuevos materiales o técnicas de acumulación. O quizás simplemente que los intermediarios se lleven menos comisiones y este tipo de instalaciones pasen a ser convencionales.

    1. Depende de para que usemos este agua puede a llegar a ser rentable. Si la almacenamos en invierno para usarlas en verano para regar el beneficio es ridículo en comparación con el gasto. Si nuestro consumo de esas aguas es más periódico y vamos vaciando el depósito en invierno, dejando sitio para almacenar nuevas lluvias, como en recarga de WC o limpieza de vehículos o maquinaria, la cosa empieza a cambiar. Es cuestión de hacer un estudio concreto de cada proyecto y buscar las opciones de almacenaje más económicas y adecuadas (hay muchas). Pero es cierto que cuando se habla de ahorrar agua, lo que primero piensa la gente se en almacenar lluvia, aunque muchas veces es la opción menos eficiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *